Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • En el Tornado
    de Steven Quale

    En el transcurso de un solo día, el pueblo de Silverton es arrasado por una suc...
  • 7 Cajas
    de Juan Carlos Maneglia, Tana Schémbori

    Víctor, un changarín de 17 años que trabaja en el Mercado 4 de Asunción, un ...
  • Non stop: Sin Escalas
    de Jaume Collet-Serra

    Durante un vuelo que se dirige de Nueva York a Londres, el policía Bill Marks (...
  • Código Sombra: Jack Ryan
    de Kenneth Branagh

    Jack Ryan es un joven analista de la CIA que descubre un complot ruso con ataque...
Emprendedores LA Business Club

EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Tres Días para Matar

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Luis María Fittipaldi

Contacto en Francia:


Nueva producción del prolífico director/guionista/productor -solo cumple las dos últimas labores en esta peli-, el Sr. Luc Besson. Como sabemos sus productos suelen tener la redondez, a veces lograda y otras tantas no, o de última como aquí, que si bien no se trata de un metraje aburrido sino una propuesta a medias lograda, pero entretenida si..eso a no dudarlo.
El reaparecido Kevin Costner, a quien se lo ve algo mayor para tanta corrida, persecuciones, etc, es un agente de la CIA en supuesto retiro, que no solo esta atravesado por una posible enfermedad terminal, sino que tambien descubre que tardíamente es hora de reunirse con su hija, a quien no le ha prestado nada de atención en los últimos años. Pero el hombre propone y...las circunstancias de vida disponen, se le obliga a realizar una última misión a cambio de poder acceder y/o probar una nueva droga que quizás lo salvaría de su afección. El personaje que es su contacto parece sacado de una historieta: la bellísima Amber Heard que nunca se sabe de donde sale pero casi como un ángel guardián letal del personaje central.
Y es allí donde se pone la cosa bastante incoherente, hay demasiada acción absurda o falta de credibilidad en las situaciones.
Quizás lo más logrado sea lo concerniente a la relación entre padre-hija y hasta ex-esposa, que es cuando el filme parece tomar cierta distancia con las corridas y situaciones al límite.Pero estando al frente Don Kevin con su magnetismo, nunca se puede llegar a tan mal puerto. Eso si: París luce siempre bella.