Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Apuesta Maestra
    de Aaron Sorkin

    Molly Bloom una joven y carismática esquiadora que aspiraba a llegar a los jueg...
  • El Gran Showman
    de Michael Gracey

    Después de perder su trabajo en un banco, un hombre decide comenzar un negocio ...
  • Loving Vincent
    de Dorota Kobiela, Hugh Welchman

    "La verdad es que sólo podemos hacer que sean nuestros cuadros los que hablen",...
  • Victoria y Abdul
    de Stephen Frears

    Una extraordinaria historia, basada en hechos reales, sobre la inesperada amista...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Sophie Scholl, los Últimos Días

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Tomas Sala

Este filme trae consigo un éxito de taquilla, premios y buenas críticas desde su país de origen, Alemania. Nominada al Oscar 2006 como mejor película en idioma extranjero, narra la historia de los jóvenes hermanos Scholl, quienes deciden repartir en su propia facultad, carteles en repudio al régimen de Adolf Hitler, en decadencia progresiva, promediando la Segunda Guerra Mundial, con las tropas de los Aliados a punto de invadir. Al ser descubiertos, Sophie y su hermano son detenidos y separados, para ser interrogados paralela e individualmente. Pero la trama se desarrolla de aquí en más con los incisivos y profundos interrogatorios entre Sophie y el teniente que lleva adelante el caso. En este contexto, el espectador es testigo de intensos diálogos, punzantes y precisos, mérito aparte para el guión, mientras que el duelo actoral se mantiene con dignidad por ambos intérpretes. Julia Jentsch (Los Edukadores) tiene a cargo el rol de Sophie, presente en casi la totalidad de las escenas. Es en ella donde recae todo el conflicto y peso de la historia, y Jentsch sale airosa en un rol tan fuerte, por el argumento y por estar basado en un caso real y de repercusión histórica.
Por momentos, el diálogo continuo y la sucesión de escenas con un interrogatorio tras otro hacen que el relato parezca teatral, y eso le quita cierta emoción e intensidad propia del cine, con códigos tan disímiles a los del teatro. Aún así, hay escenas muy fuertes y trabajadas con presición y fuerza dramática. Sobre el final, luego de los créditos, muchos no pueden evitar las lágrimas, y el silencio que se genera en la sala, impacta. Me recuerda a situaciones similares luego de proyecciones como Million Dollar Baby o La pasión de Cristo. Rothemund consigue un desenlace acorde a las circunstancias, coherente y digno.
Sophie Scholl es un drama que no será digerible para muchos, pero sí para los que buscan en el cine una fuente constante de contrapuntos e ideologías varias.