Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Quién mató a Harry..?
    de Alfred Hitchcock

    Durante un maravilloso día en Vermont se escuchan tres detonaciones. Tras ésta...
  • Crimen por Muerte
    de Robert Moore

    Un millonario extravagante y misterioso (nada menos que el autèntico Truman Cap...
  • La Desaparición de Madame Rose
    de Pascal Thomas

    Prudence y Belisaire Beresford son una pareja otoñal pero aún sensual, e inequ...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Scoop

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Maia Ferro

Woody Allen tiene la envidiable capacidad de hacer buenos, cómicos y originales guiones y con ellos realizar modestos filmes (en cuanto a la producción) y muy logrados en su totalidad.

Aquí nos cuenta la historia de unos infortunados personajes que son “llevados” por la muerte, viajan en un barco sin saber aun hacia donde, al comando de la famosa imagen de muerte que no dice palabra alguna. Uno de ellos es una joven que fue asesinada por su jefe, la soledad del mar y el largo viaje hace que se cuenten el por qué de su presencia allí. Así es cómo la joven le cuenta a un famoso periodista y este, cómo buen trabajador, logra la manera de escapar por momentos del barco y así llevar la noticia al mundo de los vivos. Se contacta con una estudiante de periodismo torpe y tonta dentro de una caja, durante un truco de magia. Esta se entusiasma con la idea de investigar y resolver un caso importante, y lograr así el prestigio que dudosamente lo alcanzaría si no fuese por este golpe de suerte. Al día siguiente, la estudiante, vuelve para hablar con el mago (Woody Allen), y este pronto será el compañero de tal aventura.

Por la cantidad de películas que filma Woody Allen, tal vez repita algunas fórmulas, pero de igual manera logra que nos riamos y salgamos satisfechos. Acá, nos presenta más que nada una intriga encarada por dos simpáticos personajes, y no pretende más que hipnotizarnos con el desenlace de esta y reírnos en su transcurso. Ya no es el Woody Allen de sus comienzos que utilizaba más herramientas a la hora de filmar y lograr así que los q escriben sobre él tengan más material para analizar. Pero de igual manera instala sus pequeños guiños.

Con tanta filmografía tal vez ésta no esté entre las películas destacadas, pero tampoco entre las peores. No escapa de su particular humor y llega a ser altamente recomendable.