Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • De Repente en el Verano
    de Joseph L. Mankiewicz

    1937, una rica viuda, la señora Venable, ofrece al Dr. Cukrowicz los fondos par...
  • La Espía Roja
    de Trevor Nunn

    Joan Stanley (Judi Dench) es una encantadora anciana que jamás ha levantado nin...
  • Había una Vez en Hollywood
    de Quentin Tarantino

    La película se centra en el panorama cambiante de Hollywood a finales de los a...
  • Ricordi ?
    de Valerio Mieli

    Una larga historia de amor, vista a través de los recuerdos de una joven pareja...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Las Acacias

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Luis María Fittipaldi (Calificación: Muy Buena)

El camino de los sueños:

Como definir una película como interesante, disfrutable, simple para muchos espectadores -o sea \"pochocleros\" abstenerse en estos casos-, que es casi mágica, de pocas palabras, y que lo que se habla o dialoga, es lo necesario. Para qué más? para qué música? Si ese viaje posee un ruido característico que nos hace pensar que nosotros estamos acompañando por la solitaria ruta a esos tres personajes: el parco camionero, y la joven mujer que viaja con su bebita de 5 meses a un lejano Buenos Aires. Que partieron desde Paraguay, con un acoplado lleno de troncos de acacias por transportar pero de pronto por un encargue este solitario hombre rutero deberá levantar a la madre y su hija.
Viaje que en definitiva conduce a un destino emotivo o incierto, se sabe. Algún crítico porteño como Quintín ha defenestrado en parte este filme debut de Pablo Giorgelli y lo ha hecho de manera egocéntrica y jorobada, para una película que es significativamente sensible y no \"sensiblera\" como pueden catalogarlos trasnochados especialistas, que creen remitirse aquél cine argentino -que si lo era como un \"tic\" agotador- de Muiño o Sandrini. Nada más lejos.
\"Las Acacias\" es una propuesta simple, mínima, nada del otro mundo, tampoco superadora de nada, salvo que en su economía de diálogos y situaciones, nos muestra su valor cinematográfico y por ende auspicioso para este nuevo realizador nacional. De lo mejor ofrecido este 2011 por la industria vernácula.