Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Esa Mujer
    de Zhangke Jia

    Año 2001, y la joven Qiao está enamorada de Bin, un jefe de la pequeña mafia ...
  • Dogman
    de Matteo Garrone

    Es 1988, Pietro De Negri trabaja en una peluquería canina en las afueras de Rom...
  • Pasó en mi Barrio
    de Mario Soffici

    Una mujer debe criar sola a sus hijos luego de que su marido fuera encarcelado p...
  • Blindado
    de Eduardo Meneghelli

    Tras la muerte de su familia en un accidente, Luna cae en un profundo pozo depre...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
La Noche del Crimen

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Elbio Córdoba

Dir. Daniel Algrant

Desde el principio se percibe que es una película para el olvido. El director quiso hacer una thriller intimista, ?diferente?, ?profundo? y le salió algo anodino, hecho de conversación tras conversación, como para que el espectador pueda dedicarse a roncar sin complejos.
Al Pacino sigue actuando como si estuviese dormido pero este drama cursi es más aburrido que él. En ese estado de ánimo, ?Eli? recorre una larga lista de charlas que parecen tener el objetivo de desnudar una personalidad egocéntrica y oportunista pero que terminan redundando en aspectos psicológicos y datos del pasado con escasa originalidad. Habla con su amigo médico, con su jefe, con su secretario, con una enfermera, con su cuñada, con un sacerdote negro, con un poderoso judío, con un modelo.
La similitud esquemática de todas las escenas produce un estancamiento narrativo que, encima, deja a mitad de camino varias cuestiones (presunta homosexualidad, intervención policial ante el hecho criminal, denuncia de corrupción) y la pretendida sutileza no es más que un motor de la indiferencia. Todo esto sin hablar de las acciones inmotivadas, los errores de continuidad y algunos detalles de lógica realista. Los pocos aciertos no mejoran el conjunto.
Otra producción para confirmar que cuando los estadounidenses se hacen los europeos, sólo apelan a estirar las pocas ideas que tienen.-