Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Yo soy Tonya
    de Craig Gillespie

    Uno de los mayores escándalos en la historia del deporte estadounidense. Tonya ...
  • En Pedazos
    de Fatih Akin

    La vida de Katja se hunde cuando su marido y su hijo mueren en un atentado. Tras...
  • Un Viaje a la Luna
    de Joaquín Cambre

    A los catorce años, Tomás está entrando en la adolescencia, ese momento de la...
  • El Proyecto Florida
    de Sean Baker

    Moonee y su peculiar grupo de amigos quienes disfrutan las vacaciones de verano ...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
El Mercader de Venecia

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Martín Giacone

Nunca antes (en su contexto histórico) se había adaptado para el cine sonoro esta famosa pieza de William Shakespeare, a pesar de haber contado el bardo inglés con muchos admiradores que sí han materializado algunas de sus composiciones, entre ellos Laurence Olivier, quien protagonizó un telefilme sobre la obra con el co-protagònico de su esposa Joan Plowright.
Orson Welles con \"Macbeth\" (1948) y \"Othello\" (1952), o más recientemente, Kenneth Branagh con \"Enrique V\" (1989), \"Mucho ruido y pocas nueces\" (1993) y \"Hamlet\", fueron algunos de los màs fervientes retratistas del mundo shakespeareano.
El director de origen indio Michael Radford (\"El cartero\" (1994)), ha tomado el toro por las astas y se ha enfrascado en esta superproducción con todo el ornato y la pompa que semejante empresa conlleva.
Para tirar de semejante aparato ha recurrido a la aportación de dos monstruos sagrados de la escena: Al Pacino y Jeremy Irons. Un dueto que recuerda, de alguna manera, el que formó Irons con Robert De Niro a propósito de \"La misión\".
En esta ocasión, y una vez más, el inconmensurable trabajo de quien fuera en otro momento Michael Corleone en la saga mafiosa, desequilibra el relato shakesperiano respecto del resto de los personajes, cuya labor resulta algo más descafeinada, incluyendo al propio Irons. De tal forma que la pelicula bien podría haberse titulado, \"La venganza del judío-italiano que alguna vez fue buen actor” o “La venganza de Pacino”.
No obstante, Shakespeare es Shakespeare y cualquiera de sus obras sigue manteniendo el vigor y la actualidad que hacen que se conviertan en clásicas.
En \"El mercader de Venecia\", el autor inglés quiso cargar las tintas en los valores de la piedad, la justicia y esas enseñanzas, que aún con el transcurso del tiempo, siguen siendo muy válidas para refrescar nuestra frágil y olvidadiza moral.