Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Las Horas más Oscuras
    de Joe Wright

    Esta emocionante historia comienza en la víspera de la Segunda Guerra Mundial, ...
  • 120 Pulsaciones por Minuto
    de Robin Campillo

    París, principios de los años 90. Un grupo de jóvenes activistas intenta gene...
  • El Reencuentro
    de Richard Linklater

    Después de 30 años de haber servido juntos en la guerra de Vietnam, un ex méd...
  • Cincuenta Sombras Liberadas
    de James Foley

    Tercera y última entrega anunciada de la saga. Anastasia Steele y el millonario...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Días de Pesca

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Luis María Fittipaldi

La Simpleza no tiene misterios.


El director Carlos Sorín vuelve a filmar sus historias mínimas en la patagonia, y lo hace con la simpleza y cotidianidad de pequeños personajes inmersos en el grandísimo paisaje solitario. Esta vez es un hombre cincuentón de quién no sabemos y ni sabremos mucho (estupendo Alejandro Awada) que viaja a intentar, ya sea pescar tiburones -que no sabe- y visitar a su única hija -que tampoco sabe bien donde está ni como-, quizás el espectador intuya un pasado sombrío en la vida de este ex-alcohólico viajante de comercio, y un sin porqué de alejamiento de su descendencia familiar.

Como Sorín suele mostrar, agrega al pasar personajes secundarios que acompañan de a ratos la vivencia del viajero, quizás donde mejor lo hizo fué en su \"maldita\" peli nunca estrenada en salas, pero sí en el cable: \"Eterna sonrisa de New Jersey\" que protagonizara Daniel Day-Lewis en 1989. Ellos son aquí: un entrenador de box conversador y su pupila, el dueño de la lancha pesquera, y un trío de turistas colombianos, seres que conforman un panorama variopinto que encastra perfectamente en el cine del realizador de \"La película del rey\" y \"El Perro\". La máscara de Awada es notable, sus silencios, sus gestos, su sonrisa -hoy por hoy es la mejor sonrisa del cine argentino, o sea la más creible-, la motividad de sus charlas breves con los lugareños, el reencuentro con su hija y en una escena antológica cuando rememora junto a ésta su supuestas dotes para \"il bel canto\", no hacen más que destacar la presencia otra vez de este magnífico actor que protagoniza una búsqueda, y de los encuentros y desencuentros que trata este filme recomendable.