Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Un Día LLuvioso en Nueva York
    de Woody Allen

    Dos jóvenes llegan a Nueva York para pasar el fin de semana y se encontrarán c...
  • La Carrera de Brittany
    de Paul Downs Colaizzo

    Después de que el médico le diga que su salud peligra, una mujer a la que le e...
  • 10 La Mujer Perfecta
    de Blake Edwards

    George Webber, en plena crisis de sus 40 y pese a estar en una relación, un dí...
  • Descalzos en el Parque
    de Gene Saks

    Un joven y sensato abogado (Robert Redford) y su esposa (Jane Fonda) algo alocad...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Corre gordo corre

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Mauricio Svetaz

Hace cinco años, Dennis (Simon Pegg), estaba por casarse con Libby (Thandie Newton) que estaba embarazada. Pero en el momento de entrar a la iglesia Dennis sufre un ataque de pánico y sale corriendo, dejando plantada a su novia.
En la actualidad, Dennis, sigue siendo el mismo cobarde, irresponsable y vago que escapó, aparte de llevar a cuestas unos cuantos kilos de más.
Y Libby, ha reformado su vida, junto con su hijo y con su nueva pareja Whit (Hank Azaria), un exitoso empresario, económicamente bien posicionado, trabajador y responsable, o sea todo lo contrario a Dennis.
Los problemas para Dennis parecen agravarse cuando olvida sacar entradas para un espectáculo infantil al que debía llevar a su hijo y buscando tickets de reventa, es atrapado por la policía.
Uno días después en el cumpleaños de Libby, Whit aprovecha la ocasión para pedirle matrimonio, lo cual la chica acepta.
Entonces la única solución que ve Dennis para no perder a la mujer de su vida, es cambiar su rutina sedentaria y empezar a ejercitarse para correr una maratón de caridad, la cual también corre el bueno de Whit y ganarle.
Con pasajes de buen humos, con ironismo y la perspicacia de saber en que momento meter el gag y donde poner el tinte dramático. Una verdadera lección de cómo hacer una comedia con poco presupuesto y sin actores tan conocidos