Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Ricordi ?
    de Valerio Mieli

    Una larga historia de amor, vista a través de los recuerdos de una joven pareja...
  • Herencia de la Carne
    de Vincente Minnelli

    Wade Hunnicutt, apodado "El Capitán" es el hombre más poderoso de un pueblo de...
  • Un Amor Imposible
    de Catherine Corsini

    A finales de los años 50, Rachel, una simple empleada de oficina, tiene un roma...
  • El Sol También es una Estrella
    de Ry Russo-Young

    Daniel y Natasha son dos extraños que se conocen en un mágico día en Nueva Yo...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Antes del Atardecer

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Fernando Varea

Hace casi diez años, en \"Antes del amanecer\" (que no llegó a estrenarse en cines rosarinos), Richard Linklater imaginó el encuentro en Viena de un joven estadounidense y una chica francesa, interpretados por Ethan Hawke y Julie Delpy. En el transcurso de unas pocas horas, charlaban animadamente, en algún momento ella tomaba la iniciativa de darle un beso, y, después de pasar la noche en un parque, se despedían prometiendo volver a verse, al cabo de un tiempo, en esa misma ciudad. \"Antes del atardecer\" es una suerte de continuación, en la que ella se aparece, sin avisar, en una librería parisina donde él presenta un libro suyo ligeramente autobiográfico, y el reencuentro sirve para que entablen un largo diálogo mientras toman un café, pasean en barco por el Sena o caminan por las calles de París. Esa conversación no sólo sirve para confirmar que hubo sexo en aquélla noche en el parque, o para enterarnos qué pasó con la prometida cita en Viena, sino que además, escuchándolos (o leyendo lo que dicen traducido en los subtítulos) reflexionamos sobre temas diversos y profundos: desde las diferencias entre Francia y Estados Unidos hasta la política, el sexo, la religión, los recuerdos, la vida... También en \"Despertando a la vida\" (donde Hawke y Delpy aparecían fugazmente), el director Linklater demostraba su gusto por los pensamientos estimulantes. Aquí, es tal la espontaneidad y la gracia con la que ambos hablan, tan embelesados se ríen y se miran, que pareciera haber cierto enamoramiento no ya entre los personajes Jesse y Celine, sino entre los propios Hawke y Delpy. Al estar filmada en tiempo real, con la cámara siempre pendiente de la pareja protagónica, el film adopta una cercanía, una calidez, una verosimilitud, difíciles de encontrar en las películas románticas. Tal vez por eso un abrazo, una caricia o una confesión sincera con los ojos húmedos conmueven mucho más. A la pareja podría objetársele que, durante su paseo, pocas veces repare en lo que ocurre a su alrededor, y a Delpy (que también canta) algunos bruscos cambios de carácter. Pero, aunque la película se sostenga demasiado en el diálogo, resulta difícil escapar a su seducción. Más aún: los puntos suspensivos de su adorable final, hacen desear que no pase mucho tiempo para que Linklater siga contándonos cómo siguió la vida de los queribles Jesse y Celine.