Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Ricordi ?
    de Valerio Mieli

    Una larga historia de amor, vista a través de los recuerdos de una joven pareja...
  • Herencia de la Carne
    de Vincente Minnelli

    Wade Hunnicutt, apodado "El Capitán" es el hombre más poderoso de un pueblo de...
  • Un Amor Imposible
    de Catherine Corsini

    A finales de los años 50, Rachel, una simple empleada de oficina, tiene un roma...
  • El Sol También es una Estrella
    de Ry Russo-Young

    Daniel y Natasha son dos extraños que se conocen en un mágico día en Nueva Yo...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Aniceto

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Maia Ferro

Después de 9 años desde su última película, Leonardo Favio, hizo una remake de su propio film realizado en 1966, en el cual actuaban Elsa Daniel, María Vaner y Federico Luppi, y se llamaba \"Este es el romance del Aniceto y la Francisca, de cómo quedó trunco, comenzó la tristeza y unas pocas cosas más\". Adaptación, a su vez, del cuento “El cenizo”, de su hermano Jorge Zuhair Jury.
Esta nueva versión está protagonizada por los bailarines Hernán Piquín, Natalia Pelayo y Alejandra Baldoni. “Aniceto” cuenta la historia de amor entre Aniceto, un guapo solitario que vive en un pueblo de Mendoza con su gallo de riña y Francisca una chica ingenua y tímida que trabaja como mucama. Los dos se enamoran perdidamente, pero otra mujer aparece en la vida de Aniceto, Lucía, y su irresistible encanto lo lleva a perderlo todo.

Favio comienza la película con su propia voz en off, a modo de relator. Pero no es cualquier relator, casi como excusándose explica al espectador el porqué de la necesidad de retomar esta historia y nos adentra en sus personajes.
Y lo hace de una manera casi minimalista, con pocos diálogos, pero los justos, muchos de estos en off. Con pocos movimientos de cámaras, tres clases de planos como máximo, a altura normal. Utiliza los elementos justos en el momento preciso y en su justa medida y logra así algo único propio de su exquisito e intuitivo lenguaje.
Para contrarrestar tanta simpleza, el decorado se llena de color, contraste, el sonido es envolvente y los bailes enfáticos.
Puramente filmada en un estudio, recrea el paisaje de un pueblo mendocino, en el que se atreve y, no le importa, deschavar el artificio propio del cine. El espectador tendrá que estar dispuesto y preparado para ver una historia ficticia y bailada.

Favio logra contar una historia compleja y colmada de sentimiento, siguiendo con la magia de sus relatos, con sus personajes malevos, solitarios, traidores, valientes y débiles en su interior, condenados por la tragedia.
Todo nos lleva a pensar que Favio se despide, a lo grande, con claridad, con seguridad, fiel a su creatividad y su capacidad, con madurez y genialidad.