Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Bienvenido León de Francia
    de Néstor Zapata

    Otoño de 1955. Aventuras y pasiones de un grupo de actores de radioteatro. Ello...
  • Caminando entre Tumbas
    de Scott Frank

    Matt Scudder, un ex-policía de la ciudad de Nueva York, ahora trabaja como dete...
  • Prisioneros de una Noche
    de David José Kohon

    Una sola noche es suficiente para que dos almas perdidas se condenen a un encuen...
  • Una Buena Mentira
    de Philippe Falardeau

    Un joven refugiado de la guerra civil sudanesa consigue reubicarse en los Estado...
Emprendedores LA Business Club

EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Eterno Resplandor de Una Mente Sin Recuerdos

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Fernando Varea


Frustrada su relación con una novia desinhibida (la siempre impetuosa Kate Winslet), un joven introvertido (Jim Carrey en un rol cercano al de ?The Truman Show?) decide someterse a un curioso tratamiento, por el cual podrá olvidar todos los recuerdos que conserva de ella. Pero los responsables de realizar esta operación son un poco desprolijos, y en medio de la ?cura? el protagonista comienza a arrepentirse de lo que están haciéndole. El desafío es compartir, como espectadores, esa experiencia alucinante: efectivamente, ver esta película es como internarse en un estado de la conciencia en el que se cruzan resbaladizos recuerdos y dudas, como en los sueños. Este \"viaje\" mental lleva a momentos sorprendentes, por ejemplo cuando la memoria del personaje de Carrey lo traslada hasta su infancia. Como en ?¿Quieres ser John Malkovich?? y ?Ladrón de orquídeas? (ambas, también, producto de la imaginación del guionista Charlie Kaufman), en la segunda mitad se van agregando demasiadas situaciones laterales. Por otra parte, hubiera sido mejor que ese clima de desvarío trepara hacia un final más fuerte o inquietante, y no que se mantenga en una especie de meseta, sin salir de cierta hibridez. Del mismo modo, puede resultar discutible que el director Michael Gondry no se despegue del todo de sus hábitos como realizador de video-clips. De lo que no hay dudas, es que esta despareja comedia romántica es una de esas pocas oportunidades en las que el cine logra remover nuestros pensamientos y sacarnos de tierra firme.