Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD

MÁS TIEMPO EN CARTEL
Crítica | Opinión
Nebraska

El Hombre del Millón de Dólares:


Como describir un filme maravilloso? Solo recomendarlo...? Sugiriendo que no hay que perdérselo..? Alexander Payne -el director- hasta el momento ha hecho filmes de calidad, filmes queribles y memorables para algunos cinéfilos: "Las confesiones del Sr. Schmidt", la genial "Entre copas" o "Los descendientes", por citar algunas vistas.

Ahora la emprende con la historia de un viaje a Nebraska, por parte de un anciano disperso y gruñón junto a su hijo menor, ambos hay que agregar no han llevado una buena vida de afectos entre ellos por ejemplo o de entendimiento mutuo. Verdadero canto a a la vida, plagado de paisaje gris, de postal de frío invierno, sin embargo a la melancolía que rodea el argumento le cabe una historia con mucho humor, agudo, cínico y estupendo. Nos cala honda y demasiado auténtica la situación del viejo intentando reclamar algo que desde el vamos es imposible, nada menos que un millón de dolares surgidos en alguna carta de propaganda inútil. Hay otros personajes de gravitancia que se unen al hilo narrativo: una madre obsesiva, terrible, y con algunos de los mejores momentos de humor del filme, y un hermano mayor exitoso.
Una inmejorable "Road-movie" que en cierto punto puede emparentarse con otras pelis sobre la vejez inolvidables como "Umberto D" (1956, Vittorio De Sica) o "Una historia simple" (1998, David Lynch), sumando una galería impagable de secundarios personajes -los miembros de la familia que van frecuentando a lo largo de la trama- que dan acabada formalidad a la propuesta.
Bruce Dern esta magnífico en su viejo Woody, un papel que se dice en un primer momento se ofreció a Gene Hackman -que está retirado ya-, y que da de marcada, increíble manera con sus gestos, su caminar y sus largas miradas, el hijo que hace Will Forte es un perfecto soporte, y la brillante June Squibb, que como la esposa del protagonista se roba cada escena suya terriblemente.Y hasta hay un villano Stacy Keach que sobresale, es decir nadie desentona, todos estan formidables.
Payne parece decirnos que la vida es un camino, no una meta, así que debemos disfrutar de ella, lo que el viaje nos depare siempre será lo de menos.


Luis María Fittipaldi