Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Emoji
    de Tony Leondis

    Escondido detrás de la app de mensajes se encuentra Textopolis, una ciudad dond...
  • El Futboll o Yo
    de Marcos Carnevale

    Pedro y Verónica, quienes después de 20 años de matrimonio y dos hijas en com...
  • París Puede Esperar
    de Eleanor Coppola

    Anne (Diane Lane) lleva años casada con un productor de cine (Alec Baldwin), un...
  • Cars 3
    de Brian Fee

    Sorprendido por una nueva generación de corredores ultra-rápidos, el legendari...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
Papá se volvió Loco

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Martin Giacone

Esta película carece de respeto alguno por el cine. Horriblemente filmada desde todo ángulo, con un guión probablemente hecho por un niño de dos a cuatro años, con actuaciones que merecen la pena de muerte y los chistes más chabacanos e insultantes que parecen extraídos del manual \"Tinelliano\" para principiantes.
Francella no es mal cómico pero lamentablemente no resiste el paso del formato TV al cine (quizás sufre el mismo mal que Olmedo-salvando las distancias-) y además exagera tremendamente cada situación llevándola al extremo de la ridiculez.
Desde el momento de los títulos ya se vaticina lo peor: con una música insoportable del año de Tandarica y una presentación que emula un video de 15 años. La película está repleta de errores indescriptibles y planteos en absoluto creíbles ( una comedia que apunta al absurdo también requiere verosimilitud).
La opinión de la vida y de la mujer que tiene el director (Ledo) es deleznable, creo que ni en el año 30 a.c se pensaba así. En fin, lo peor del cine nacional y por películas como ésta es que el cine nacional frecuentemente es menospreciado.
Lo único rescatable es la morocha caribeña, infartante!!- pero que no hable-. También existe la posibilidad de que sea un film surrealista, quizás de esta manera se podría apreciar de otra manera, pensar que lo que ví era un sueño, o que me dormí y la soñe. Quizás si pudieran verla Dalí y Buñuel me dirían Martín: no entendiste nada, che...