Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Errata
    de Ivan Vescovo

    Ulises se levanta un día y su novia Alma no está, desapareció. A partir de es...
  • Rififi
    de Jules Dassin

    Después de cumplir cinco años de condena, Tony sale de prisión con la intenci...
  • Betibú
    de Miguel Cohan

    Pedro Chazarreta, vecino del exclusivo barrio La Maravillosa, aparece degollado ...
  • Apuesta Máxima
    de Brad Furman

    Cuando Richie Furst (Justin Timberlake) pierde el dinero que tenía destinado pa...
Emprendedores LA Business Club

EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
El Pacto Infernal

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Tomás Sala

Sobran los ejemplos.. Hace unos meses publicamos la crítica de una película de casi idénticas características a Pacto infernal. Se trataba de Noche diabólica, un film de supuesto terror, sumamente olvidable, chata, previsible (guión endeble), llena de caras lindas con pocos dotes para la actuación. En el caso de Pacto infernal, la situación se reitera, sobretodo en este último ítem. Y es que, verdaderamente, entre los protagonistas y el reparto de caras jóvenes todos son bien parecidos y “sensuales”, pero de madera notoria en la parte actoral: tremendas declamaciones, gestos poco creíbles y mohines que exasperan de lo sobreactuados, más que nada por parte del máximo héroe y protagonista de la trama...
La historia viene de legado: en el pasado, cinco familias fundan una comunidad, hoy convertida en ciudad. Dichos fundadores contaban con poderes sobrenaturales, altamente potentes, pero también nocivos para ellos mismos, que heredan sus hijos. Se establece un pacto de silencio, y desde que comienza la película, obviamente, las cláusulas empiezan a rescindirse. El desarrollo es dinámico pero poco interesante, bajo los contextos de siempre: fiesta prohibida, cumpleaños, bares con tragos y música, un par de lugares tenebrosos y no mucho más.
Un film (otro más y van) olvidable, que suma honores en eso de no aportar nada nuevo al género, cada vez más débil y vetusto.