Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • Medianeras
    de Gustavo Taretto

    Martín es un fóbico en vías de recuperación. De a poco va saliendo del encie...
  • La Verdad Oculta
    de Larysa Kondracki

    Kathryn Bolkovac (Rachel Weisz) es una mujer que viaja a Bosnia en 1999 como int...
  • Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte, parte 2
    de David Yates

    Continuación de Harry Potter y las reliquias de la muerte donde Harry, Hermione...
  • Un Cuento Chino
    de Sebastián Borenzstein

    La historia del encuentro entre Roberto y un chino llamado Jun que deambula perd...
Emprendedores LA Business Club

EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
El Día Despues de Mañana

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Enrique J. Quinteros

Increíble muestra de cine catástrofe.
Con una historia construída en base al peligro cierto del calentamiento global que, paradójicamente, podría desencadenar una segunda Era de Hielo, se dispara la turbulenta película, cuyo inquietante ritmo no cesa hasta el final ni da respiro.
Siempre cercana a la idea del Apocalipsis e, ineludiblemente, coral y colectiva, \"El día después de mañana\" termina siendo un show descomunal que despliega de principio a fin, de todo ángulo posible y con una presición científica sostenida por los efectos especiales, toda la gama de consecuencias devastadoras que podría producir este tipo de desastre natural, dejando, de entrada, la impresión de minatura humana ante la colosal fuerza de la naturaleza.
Lo más raro del film es que, como se trata de un puro espectáculo, casi sin trama, el director Roland Emmerich (\"Stargate\"; \"Día de la Independencia\") tiene la libertad, y se permite deslizar, aquí y allá, toques de humor e ironías, entre las que se encuentran, sorpresivamente, alusiones a la inmigración ilegal o a la deuda de los países pobres, con una muy bizarra posición para lo que es el pensamiento político vulgar de los estadounidenses.
El predecible mensaje final de toma de conciencia corona la película, pero otro, menos enfático, sobrevuela por todo el margen: afirmar, siquiera de modo parcial, que el mundo es un lugar confiable sigue siendo, todavía, algo imposible.