Twitter  Facebook  Mail
Buscador de Películas
VER LA CARTELERA DE CINE
VER LA CARTELERA DE TELEVISIÓN


INFORMACIÓN DE LOS CINES DE LA CIUDAD


  • El Cartero
    de Michael Radford, Massimo Troisi

    Mario (Massimo Troisi), hombre sencillo que trabaja de cartero. Su trabajo consi...
  • Yo Soy Simón
    de Greg Berlanti

    Todo mundo merece una gran historia de amor. Pero para Simon Spier, un chico de ...
  • Las Grietas de Jara
    de Nicolás Gil Lavedra

    En el estudio de arquitectura Borla y Asociados comienzan a ponerse nerviosos cu...
  • A la Guerra por Amor
    de Pierfrancesco Diliberto

    Ambientada en la época de la llegada de los americanos a Sicilia durante la II...
EN CARTÉL | CARTELERA DE CINE
7, El número equivocado

HACE TUS COMENTARIOS
LEE LA CRITICA DE ESTA PELICULA (clic para ampliar)
Por Martín Giacone

No se le ha dado mucha repercusión a este último trabajo de Paul McGuigan (\"The Acid house\" (1998)), amén de una discreta publicidad y algunos comentarios, la mayoría de ellos poco halagadores.
Y eso que en la relación de intérpretes figura un trío de ases que quita el hipo: Morgan Freeman, Bruce Willis y Ben Kingsley, nada más y nada menos.
Hay que decir, no obstante, que \" 7 número equivocado\" es una gratificante sorpresa, y no precisamente por la aparición de las estrellas mencionadas, sino por la historia que encierra. El género negro suele tener como característica que se vuelve tan intrincado que nadie entiende mucho qué pasa, como ejemplos clásicos se puede mencionar \"El Halcón Maltés\" y \"Adiós muñeca\". 7 número equivocado es una película que hace gala de rescatar los más tradicionales clichés del género, pero de manera fresca y ágil. Las historias se enredan, se desenvuelven, tienen finales aparentes y giros sorpresivos.
Para ello, el guionista, Jason Smilovic, ha creado una estructura que prologa con unos impetuosos, acelerados y truculentos episodios, que el espectador debe almacenar en su cabeza para rescatarlos más tarde y componer el conjunto de la narración
Interesante descubrimiento es Josh Hartnett ( que cobra como hincha infiltrado al ser descubierto), del que uno desconoce sus anteriores apariciones, pero que en la presente película aguanta la mecha estupendamente ante el triunvirato que tiene enfrente.
Es cierto, es recurrente el trasfondo mafioso, pero el atractivo de este film reside en el ritmo vivo que preside y que no decae en las cerca de dos horas de duración y, sobre todo, en sus ingeniosos, irónicos y brillantes diálogos que alivian la carga que hubiera supuesto un tratamiento formal y demasiado serio de la sempiterna e inherente cualidad del mundo del hampa: la venganza.
A pesar de haberse argumentado por los listillos de turno que es una película muy previsible, si entrás en la sala con cierta candidez, como verdaderamente hay que ir al cine, saldrás con la satisfacción de haber asistido a un entretenidísimo y original relato.